Vitaminas para niños: las 5 preguntas más frecuentes

¿Quieres que tus hijos crezcan sanos y fuertes? En ese caso, debes esforzarte por darles una nutrición completa y saludable. No obstante, algunos padres y madres se preguntan si, además, deberían complementar la alimentación de sus hijos con  vitaminas para niños. Pero, ¿es realmente una buena idea suplementar a los más pequeños?

En este nuevo artículo, responderemos a una serie de preguntas básicas a las que suelen enfrentarse los padres y madres que se preocupan por los niveles de vitaminas de sus hijos. ¿Son seguras las vitaminas para niños? ¿Cuándo debes utilizarlas? ¡No te quedes con la curiosidad y acompáñanos!

Puntos clave

  • Las vitaminas son moléculas esenciales para el desarrollo del cuerpo y la mente de los niños.
  • La lactancia materna y una dieta saludable suelen ser suficientes para evitar la mayoría de carencias vitamínicas entre los niños.
  • Los niños veganos y los que padecen ciertas enfermedades sí pueden requerir suplementos de vitaminas. Además, muchos pediatras administran vitamina D y K a los más pequeños en momentos puntuales de sus vidas.

Vitaminas para niños: 5 preguntas básicas

Las vitaminas son nutrientes esenciales para nuestro bienestar. En el caso de los más pequeños, estas moléculas también regulan el crecimiento y el desarrollo. Si nuestros hijos llevan una alimentación saludable, por lo general no será necesario suplementarles con vitaminas para niños.

Las vitaminas son moléculas esenciales para el desarrollo del cuerpo y la mente de los niños. (Fuente: Gpointstudio: 40290339/ 123rf.com)

1. ¿Para qué necesitan las vitaminas los niños?

Las proteínas permiten que el cuerpo de nuestros hijos cree músculos y huesos fuertes. Los hidratos de carbono les darán energía para jugar durante horas. Y las grasas les servirán como una “despensa” de nutrientes y les protegerán del frío. Pero, ¿y las vitaminas?

Lo cierto es que las vitaminas son pequeñas moléculas (micronutrientes) que regulan cientos de reacciones químicas en el cuerpo de los más pequeños. Así, estos nutrientes serán indispensables para que lleguen a la edad adulta con un sistema inmune fuerte, un cuerpo bien formado y una mente perspicaz.

Si deseas saber aún más, te recomendamos que revises la siguiente tabla. En ella, resumimos las principales funciones de las vitaminas en el cuerpo de los niños y bebés (1, 2):

VitaminaFunciónSu carencia produce
ANecesaria para el crecimiento de huesos y tejidos. Fortalece el sistema inmune (las defensas). Esencial para el desarrollo de la visión normal.Retraso del crecimiento Defensas bajas. Alteraciones de la visión, incluyendo ceguera.
Grupo BPermite una función intelectual normal. Indispensable para la producción de energía.Dificultad para concentrarse y aprender. Falta de energía, mal carácter, irritabilidad, anemia.
CContribuye al correcto desarrollo de los tejidos. Fortalece el sistema inmune.Alteraciones del crecimiento. Enfermedades frecuentes. Poca energía.
DInterviene en la creación de huesos fuertes y sanos. Regula el metabolismo y la inmunidad. Podría intervenir en el desarrollo del cerebro.    Defectos en el crecimiento. Huesos frágiles con tendencia a romperse. Malformaciones graves. Alergias, asma y otros problemas de inmunidad.
EEsencial para la creación de nuevas neuronas. Mantiene saludables nervios y músculos.    Problemas de coordinación y equilibrio. Debilidad muscular. Fatiga. Anemia.
KRegula la coagulación de la sangre (evita las hemorragias).Sangrado difícil de detener.

2. ¿Cómo me aseguro de que a mi hijo no le falten vitaminas?

Los expertos recomiendan que nuestros hijos obtengan todas las vitaminas que necesitan a partir de una dieta saludable (3, 4):

  • La vitamina A se encuentra en los lácteos, los huevos, la carne y los vegetales de colores rojos y anaranjados (zanahorias y camote, por ejemplo).
  • Las vitaminas del grupo B se encuentran en la fruta, la verdura y la carne frescas. Mucho cuidado con la vitamina B12, una molécula que se encuentra exclusivamente en los alimentos de origen animal.
  • La vitamina C está presente en las frutas y las verduras frescas.
  • La falta de vitamina D puede evitarse incluyendo pescado y lácteos en la alimentación de tu hijo.
  • ¿Es tu hijo lo suficientemente mayor como para comer frutos secos? Estos alimentos son una buena fuente de vitamina E. De lo contrario, puedes evitar su carencia incluyendo brocoli, camote y tomates en sus platos.
  • Por último, aumenta las reservas de vitamina K de tu hijo dándole vegetales de hoja verde, zanahorias y coles de Bruselas.

Si tu hijo es todavía muy pequeño, recuerda que la lactancia materna es uno de los mejores métodos para darle a tu bebé toda la nutrición que necesita. No obstante, ¡no desesperes si no puedes amamantarlo de forma natural! Tu pediatra puede ayudarte a elegir una leche artificial que le aporte a tu criaturita todas las vitaminas necesarias para su bienestar.

La lactancia materna y una dieta saludable suelen ser suficientes para evitar la mayoría de carencias vitamínicas entre los niños. (Fuente: Stylephotographs: 61693660/ 123rf.com)

3. ¿Puedo suplementar con vitaminas a mi hijo?

En principio, se desaconseja administrar suplementos a los más pequeños de la casa. Sus necesidades nutricionales deberían ser satisfechas mediante la alimentación. No obstante, existen algunas excepciones a esta regla. Te las mostramos seguidamente:

Niños con problemas para alimentarse adecuadamente

Los niños que padecen ciertas enfermedades, como la celiaquía o la Fibrosis Quística (5), pueden necesitar suplementos si tienen problemas para absorber los nutrientes de la dieta.

En estos casos, los suplementos de vitaminas para niños tienen que ser prescritos y supervisados personalmente por el pediatra de tu hijo.

En las primeras horas de vida

A los recién nacidos se les suplementa con vitamina K en sus primeras horas de vida (6). Así, se evita que los bebés sufran peligrosas hemorragias.

Generalmente, se administrará una sola dosis de vitamina K mediante una inyección en el mismo hospital donde tu pequeño ha venido al mundo. Este procedimiento debe ser llevado a cabo por sanitarios experimentados.

La vitamina D en los más pequeños (7)

¡La vitamina D es un micronutriente de lo más especial! Esta molécula esencial puede obtenerse de los alimentos, como el resto de las vitaminas, o mediante la exposición a la luz solar. ¡Así es! Nuestro cuerpo (y el de tu hijo) es capaz de utilizar la radiación solar para crear vitamina D.

Sin embargo, los niños pequeños tienen una piel muy delicada, por lo que no es seguro exponerlos mucho al sol durante el primer año de vida. Además, la dieta de los más pequeños no es especialmente rica en alimentos con vitamina  D (pescado y lácteos). Esta situación predispone a nuestros hijos a sufrir una carencia de vitamina D.

Afortunadamente, los pediatras están al tanto de esta situación tan complicada. Por ese motivo, muchos ofrecen la posibilidad de suplementar (bajo su supervisión directa) a los más pequeños hasta que puedan obtener por sí mismos toda la vitamina D que necesitan para crecer fuertes y sanos.

Niños veganos

Si tu hijo no consume productos animales, tiene un riesgo elevado de sufrir una carencia de vitamina B12 (8). Esta molécula es imprescindible para el desarrollo del de tu pequeño, por lo que en el caso de  los niños veganos, deberías hablar con tu pediatra y valorar la necesidad de incluir un suplemento en su dieta.

Los niños veganos y los que padecen ciertas enfermedades sí pueden requerir suplementos de vitaminas. (Fuente: Schmidt: 119615839/ 123rf.com)

4. ¿Las vitaminas para niños son seguras?

Si utilizas vitaminas para niños recetadas por un pediatra y las utilizas de acuerdo a sus instrucciones, ¡puedes estar tranquilo! Sin embargo, no te aconsejamos que compres “cualquier vitamina para niños” en el mercado y que se la des a tu hijo. Si cometes esta imprudencia, tu hijo podría sufrir intoxicaciones y sobredosis muy peligrosas, que producirían:

  • Irritabilidad
  • Náuseas y vómitos
  • Malestar general
  • Temblores
  • Dificultad para concentrarse
  • Y en el peor de los casos, enfermedades graves que requieran asistencia médica urgente.

La vitamina D, por ejemplo, es un producto capaz de producir intoxicaciones muy peligrosas entre los más pequeños si se utiliza de forma irresponsable (9).

¿Nuestro consejo? Suplementa a tu hijo únicamente si un pediatra te lo indica. Utiliza vitaminas para niños recetadas por un sanitario y nunca jamás le des a tu hijo tus suplementos.

Por último, te recordamos que aunque los suplementos Sundt son productos de una calidad excelente, su dosis ha sido diseñada para satisfacer únicamente las necesidades de los adultos sanos. Por favor, ¡no los uses en tus hijos!

La vitamina C está presente en las frutas y las verduras frescas. (Fuente: Kuson: 115379487/ 123rf.com)

5. Creo que a mi hijo le faltan vitaminas, ¿qué debo hacer?

Si ves a tu pequeñín más tristón, apagado o fatigado que de costumbre, te recomendamos que acudas a su pediatra. Un simple análisis de sangre te permitirá descubrir si a tu hijo le falta algún nutriente esencial. Con estos datos, el médico podrá ayudarte a mejorar o suplementar su dieta. ¡Esa falta de vitaminas será “cosa del pasado”!

Nuestra conclusión

Muchos padres viven con miedo a la tan discutida “falta de vitaminas en los niños”. No obstante, si tu hijo toma una dieta equilibrada y saludable rica en fruta, verdura, pescado y carne fresca, no tienes nada de lo que preocuparte. Las vitaminas D y K sí que pueden ser suplementadas, pero únicamente bajo la supervisión de un profesional.

Evita darle complementos nutricionales a tu hijo por tu cuenta. Acude a tu pediatra para valorar la necesidad de utilizar vitaminas para niños si ves a tu pequeñín más “apagado” que de costumbre. ¡Sigue estos consejos y estamos seguros de que tu retoño crecerá sano, fuerte y feliz!

¿Hemos dado respuesta a tus preguntas sobre vitaminas para niños? Por favor, cuéntanos tu experiencia en un comentario y no te olvides de compartir este artículo.

(Fuente de la imagen destacada: Novikov: 114504746/ 123rf.com)

References (9)

1. Lykstad J, Sharma S. Biochemistry, Water Soluble Vitamins. StatPearls. StatPearls Publishing; 2019.
Source

2. Reddy P, Jialal I. Biochemistry, Vitamin, Fat Soluble . StatPearls. StatPearls Publishing; 2018.
Source

3. Suplementos multivitamínicos: ¿Los niños pequeños deben tomarlos? – Mayo Clinic.
Source

4. Barrios E, García J, Murray M. Pautas de alimentación y actividad física de 0 a 18 años. 2011. 128 p.
Source

5. Turck D, Braegger CP, Colombo C, Declercq D, Morton A, Pancheva R, et al. ESPEN-ESPGHAN-ECFS guidelines on nutrition care for infants, children, and adults with cystic fibrosis. Clin Nutr . 2016;35(3):557–77.
Source

6. Carmen D, Pallás R, Índice A. Uso profiláctico de la vitamina K para la enfermedad hemorrágica del recién nacido. 2010 ;
Source

7. Vitamina D y los bebés: ¿Cómo evitar su carencia?
Source

8. Position of the American Dietetic Association and Dietitians of Canada: Vegetarian diets . Vol. 103, Journal of the American Dietetic Association. 2003 [cited 2020 Nov 1]. p. 748–65.
Source

9. Marcinowska-Suchowierska E, Kupisz-Urbańska M, Łukaszkiewicz J, Płudowski P, Jones G. Vitamin D Toxicity–A Clinical Perspective. Front Endocrinol (Lausanne) . 2018 Sep 9.
Source

Artículo científico
Lykstad J, Sharma S. Biochemistry, Water Soluble Vitamins. StatPearls. StatPearls Publishing; 2019.
Go to source
Artículo científico
Reddy P, Jialal I. Biochemistry, Vitamin, Fat Soluble . StatPearls. StatPearls Publishing; 2018.
Go to source
Web oficial - Clínica mayo
Suplementos multivitamínicos: ¿Los niños pequeños deben tomarlos? – Mayo Clinic.
Go to source
Guía oficial
Barrios E, García J, Murray M. Pautas de alimentación y actividad física de 0 a 18 años. 2011. 128 p.
Go to source
Guía oficial
Turck D, Braegger CP, Colombo C, Declercq D, Morton A, Pancheva R, et al. ESPEN-ESPGHAN-ECFS guidelines on nutrition care for infants, children, and adults with cystic fibrosis. Clin Nutr . 2016;35(3):557–77.
Go to source
Recomendaciones oficiales
Carmen D, Pallás R, Índice A. Uso profiláctico de la vitamina K para la enfermedad hemorrágica del recién nacido. 2010 ;
Go to source
Guía de suplementos
Vitamina D y los bebés: ¿Cómo evitar su carencia?
Go to source
Recomendaciones oficiales
Position of the American Dietetic Association and Dietitians of Canada: Vegetarian diets . Vol. 103, Journal of the American Dietetic Association. 2003 [cited 2020 Nov 1]. p. 748–65.
Go to source
Artículo científico
Marcinowska-Suchowierska E, Kupisz-Urbańska M, Łukaszkiewicz J, Płudowski P, Jones G. Vitamin D Toxicity–A Clinical Perspective. Front Endocrinol (Lausanne) . 2018 Sep 9.
Go to source
This entry was posted in Blog and tagged .