Para qué sirve la vitamina A: 4 increíbles beneficios para tu salud

¡Todas las vitaminas son importantes para nuestro cuerpo! Por eso, le hemos dedicado una sección a la vitamina A, un nutriente liposoluble que nos ayuda a formar y a mantener saludables muchos órganos y sistemas.

Esta vitamina, que clásicamente se ha relacionado con las zanahorias y con la agudeza visual, va mucho más allá de mantener sanos nuestros ojos. Esto se debe a que participa en la creación, el crecimiento e incluso en la salud de nuestras células. ¿No es increíble todo este potencial? Descubre aún más en nuestro artículo.

Lo más importante

  • La vitamina A es un nutriente que necesitamos para mantener la salud de muchos órganos y sistemas, como la piel y las células de la inmunidad (nuestras defensas). 
  • Puedes obtener la vitamina A de una dieta equilibrada y de suplementos alimenticios. Sin embargo, tomar mucha vitamina A puede ser tóxico.
  •  El betacaroteno (provitamina A) es una forma más segura de este nutriente. No obstante, en algunos casos te pueden indicar suplementos que contengan la vitamina A preformada, ¡escucha las indicaciones de tu médico para no equivocarte!

Las 4 funciones de la vitamina A que quizás no conocías

La vitamina A es una de las cuatro vitaminas (A, D, E, K) que no se puede eliminar por la orina, por lo que se mantiene por mucho más tiempo en el cuerpo después de que la consumimos de los alimentos (1).

Así, la vitamina A se guarda en el hígado hasta que es necesitada en alguna parte de nuestro cuerpo y al llegar ahí, se encarga de cumplir con las siguientes funciones (2):

Órganos y sistemasEfecto
OjosMejora la agudeza visual 
CorazónPrevención de enfermedades del corazón
NeuronasPrevención de la degeneración de las neuronas
Sistema inmuneProduce células inmunitarias 
Prevención de enfermedades autoinmunes
Aparato reproductorMejora la fertilidad
Mantiene la salud del bebé
OtrosPrevención de la diabetes y de ciertos tipos de cáncer

1. Mejora la agudeza visual

Uno de los efectos más conocidos de la vitamina A es su capacidad de mantener la agudeza visual, especialmente, la visión nocturna (3).

Esto lo logra gracias a que la vitamina A es un “precursor” (como un ingrediente fundamental) para la producción de bastones en nuestra retina. Estos bastones son los encargados de captar la luz, por lo que podríamos sufrir de ceguera nocturna si no los tenemos (4).

Adicionalmente, la vitamina A parece estar implicada en la prevención de la degeneración macular relacionada con la edad (5). Niveles altos de ciertos tipos de vitamina A (carotenoides) como el betacaroteno y el alfacaroteno disminuyen el riesgo de esta enfermedad hasta un 25 % (6).

La vitamina A es un nutriente esencial para mantener la visión, la piel y el sistema inmune en buenas condiciones. (Fuente: Mclean: opwghqbpni0/ Unsplash.com)

2. Es un poderoso antioxidante

La oxidación es un proceso normal y necesario para nuestra supervivencia. Sin embargo, este proceso puede producir un exceso de radicales libres que lleva al envejecimiento prematuro de nuestras células y el desarrollo de ciertas enfermedades.

Los carotenoides que provienen de la vitamina A combaten a estos radicales libres (7), lo que podría protegerte del estrés oxidativo relacionado con ciertas enfermedades crónicas como las siguientes (8):

  1. Cáncer (de pulmón, de próstata, de ovario, de vejiga y de mama) (9, 10, 11, 12, 13, 14)
  2. Enfermedades del corazón (15, 16, 17)
  3. Degeneración de las neuronas (enfermedad de Alzheimer) (18, 19) 
  4. Diabetes (tipo 2) (20)

La prevención de estas enfermedades se ha visto relacionada con el consumo de una dieta alta en vitamina A más que con el uso de los suplementos.

Si quieres conocer mucho más sobre los alimentos ricos en carotenoides, visita nuestro artículo aquí.

3. Es un gran aliado de tus defensas

La vitamina A es conocida como la vitamina “antiinflamatoria” por su efecto en el fortalecimiento del sistema inmune (21)

Los investigadores sugieren que la vitamina A está implicada en la creación y el desarrollo de células que trabajan para proteger a nuestro cuerpo de infecciones y enfermedades autoinmunes (donde el cuerpo se ataca a sí mismo) (22, 23).

En contraste, las personas que no tienen suficientes niveles de vitamina A (por desnutrición o enfermedades crónicas) tienen muchas más complicaciones que aquellos con un buen estado nutricional (24, 25).

La vitamina A es un nutriente de gran importancia para el funcionamiento de nuestros órganos y sistemas. (Fuente: Ferli: 119372548/ 123rf.com)

4. Mejora la fertilidad y ayuda al crecimiento de tu bebé

Ya que la vitamina A es fundamental para el crecimiento y mantenimiento de las células, es también un nutriente fundamental para la creación de una nueva vida.

Esto se debe al papel de la vitamina A en la salud de las células reproductivas (óvulos y espermatozoides) (26) y su implicación en el desarrollo del bebé y en el bienestar de la madre durante el embarazo.

La deficiencia de este nutriente podría llevar a un parto prematuro y al desarrollo de ceguera nocturna en las madres (especialmente durante el tercer trimestre del embarazo, al tener mayores necesidades nutricionales) (27). No obstante, el exceso de esta vitamina (especialmente por el uso de suplementos) podría desencadenar malformaciones en el bebé y toxicidad (28, 29).

¿Cómo puedes aprovechar al máximo los efectos de la vitamina A?

Al conocer todos los beneficios de la vitamina A puede que tengamos el impulso de correr a los anaqueles a comprar cualquier suplemento que se nos ponga al frente. Sin embargo, ¡debemos tener mucho cuidado! La vitamina A puede acumularse en nuestro cuerpo y hacernos mucho daño.

Sigue nuestros consejos a continuación para que aprendas a aprovechar la vitamina A al máximo.

La vitamina A es un antioxidante natural. (Fuente: Prinsloo: rcxkmy0kd5o/ Unsplash.com)

Comienza con tu alimentación

La vitamina A proviene de alimentos de origen animal como el hígado de ternera y de cordero, el queso, el salmón, el huevo y la mantequilla.

Por otro lado, la provitamina A, que pasa a transformarse en vitamina A en nuestro cuerpo puede encontrarse en vegetales como la famosa zanahoria, el melón amarillo, la calabaza, el brócoli, los chícharos y el chabacano.

Los alimentos raramente generarán toxicidad por vitamina A, por lo que podrás disfrutar de sus propiedades sin miedo a los efectos secundarios de la hipervitaminosis (30).

Toma suplementos con precaución

Si tienes una condición que te haga susceptible a la deficiencia de vitamina A como problemas intestinales o enfermedades crónicas es posible que tu médico te indique suplementos alimenticios con esta vitamina. 

Asegúrate de seguir al pie de la letra las indicaciones de tu médico al tomar estos suplementos, especialmente en cuanto a la dosis diaria y el tiempo en el que vas a tomar los medicamentos.

Una ingesta mayor de 25.000 UI/día durante más de 6 años o de más de 100.000 UI/día durante más de 6 meses es lo que se considera como “ingesta tóxica”. Sin embargo, algunas personas podrían desarrollar síntomas de hipervitaminosis antes de este tiempo y con dosis menores (31).

La vitamina A es también un nutriente fundamental para la creación de una nueva vida. (Fuente: Johnson: ilnkpdi0pzg/ Unsplash.com)

Elige el mejor tipo de vitamina A para ti

Existen dos tipos de suplementos de vitamina A que puedes elegir dependiendo de tu necesidad de vitamina A:

  • Vitamina A preformada: puedes encontrarla como palmitato de retinol o acetato de retinol. Queda disponible inmediatamente, pero se acumula en el hígado. 
  • Provitamina A – betacaroteno: se transforma en vitamina A cuando se necesita, evitando que se acumule y genere hipervitaminosis.

Es posible que vengan los dos tipos de vitamina A combinados en la misma presentación o que estén en combinación con otros nutrientes que te ayudarán a suplir varias necesidades nutricionales al mismo tiempo.

Evita los suplementos si…

Como hemos mencionado anteriormente, los suplementos de vitamina A deben reservarse para aquellas personas que por alguna razón no puedan obtener este nutriente en suficientes cantidades de la dieta o cuando su cuerpo necesite más nutrientes de los que puede consumir.

Adicionalmente, la vitamina A no debe ser consumida por determinados individuos, ya que podría traer graves consecuencias para su salud (32)

  • Personas que toman ciertos medicamentos: anticoagulantes, retinoides, fármacos para perder peso (Orlistat) y medicamentos metabolizados en el hígado. 
  • Mujeres embarazadas: a menos que tu médico te lo indique, no tomes suplementos de vitamina A, ya que podrían dañarte a ti y a tu bebé.
  • Niños y adolescentes: no dar a menos que se lo indique el pediatra.
Asegúrate de seguir al pie de la letra las indicaciones de tu médico al tomar estos suplementos, especialmente en cuanto a la dosis diaria y el tiempo en el que vas a tomar los medicamentos. (Fuente: Stylephotographs: 122707989/ 123rf.com)

Nuestra conclusión

La vitamina A es un nutriente de gran importancia para el funcionamiento de nuestros órganos y sistemas. Gracias a su función en la formación de las células y por sus propiedades antiinflamatorias, este nutriente parece estar implicado en la prevención de enfermedades importantes como el cáncer. 

 Una alimentación equilibrada ha demostrado ser la mejor forma de obtener suficiente vitamina A y muchos de sus beneficios. Sin embargo, no todas las personas pueden depender de una alimentación balanceada para suplir sus necesidades de este y otros nutrientes, momento en el cual entran en acción los suplementos vitamínicos para salvar el día. 

Si quieres aprender mucho más sobre nutrición y salud, ¡no olvides visitar nuestros otros artículos! Déjanos un comentario con tus dudas y no olvides compartir este artículo. 

Referencias(32)

  1. Gilbert C. What is vitamin A and why do we need it? Community Eye Health 2013;26:65.
  2. Personal de Mayo Clinic. Vitamin A. MayoclinicOrg n.d.
  3. The mechanism for vitamin A improvements in night vision. EbmconsultCom n.d.
  4. Dowling JE, Wald G. Vitamin a deficiency and night blindness. Proc Natl Acad Sci U S A 1958;44:648–61.
  5. Khoo HE, Ng HS, Yap W-S, Goh HJH, Yim HS. Nutrients for prevention of macular degeneration and eye-related diseases. Antioxidants (Basel) 2019;8:85.
  6. Wu J, Cho E, Willett WC, Sastry SM, Schaumberg DA. Intakes of lutein, zeaxanthin, and other carotenoids and age-related macular degeneration during 2 decades of prospective follow-up. JAMA Ophthalmol 2015;133:1415–24.
  7. Fiedor J, Burda K. Potential role of carotenoids as antioxidants in human health and disease. Nutrients 2014;6:466–88
  8. Pizzino G, Irrera N, Cucinotta M, Pallio G, Mannino F, Arcoraci V, et al. Oxidative stress: Harms and benefits for human health. Oxid Med Cell Longev 2017;2017:1–13.
  9. Maria AG, Graziano R, Nicolantonio D. Carotenoids: potential allies of cardiovascular health? Food Nutr Res 2015b;59:26762.
  10. Shareck M, Rousseau M-C, Koushik A, Siemiatycki J, Parent M-E. Inverse association between dietary intake of selected carotenoids and vitamin C and risk of lung cancer. Front Oncol 2017;7:23.
  11. Norrish AE, Jackson RT, Sharpe SJ, Skeaff CM. Prostate cancer and dietary carotenoids. Am J Epidemiol 2000;151:119–23.
  12. Zhang S, Hunter DJ, Forman MR, Rosner BA, Speizer FE, Colditz GA, et al. Dietary carotenoids and vitamins A, C, and E and risk of breast cancer. J Natl Cancer Inst 1999;91:547–56.
  13. Wu K, Erdman JW Jr, Schwartz SJ, Platz EA, Leitzmann M, Clinton SK, et al. Plasma and dietary carotenoids, and the risk of prostate cancer: a nested case-control study. Cancer Epidemiol Biomarkers Prev 2004;13:260–9.
  14. Doldo E, Costanza G, Agostinelli S, Tarquini C, Ferlosio A, Arcuri G, et al. Vitamin A, cancer treatment and prevention: the new role of cellular retinol binding proteins. Biomed Res Int 2015;2015:624627.
  15. Kritchevsky SB. beta-Carotene, carotenoids and the prevention of coronary heart disease. J Nutr 1999;129:5–8.
  16. Palace VP, Khaper N, Qin Q, Singal PK. Antioxidant potentials of vitamin A and carotenoids and their relevance to heart disease. Free Radic Biol Med 1999;26:746–61.
  17. Morris DL. Serum carotenoids and coronary heart disease: The lipid research clinics coronary primary prevention trial and follow-up study. JAMA 1994;272:1439.
  18. Ono K, Yamada M. Vitamin A and Alzheimer’s disease: Vitamin A and Alzheimer’s disease. Geriatr Gerontol Int 2012;12:180–8.
  19. Cho KS, Shin M, Kim S, Lee SB. Recent advances in studies on the therapeutic potential of dietary carotenoids in neurodegenerative diseases. Oxid Med Cell Longev 2018;2018:1–13.
  20. Sluijs I, Cadier E, Beulens JWJ, van der A DL, Spijkerman AMW, van der Schouw YT. Dietary intake of carotenoids and risk of type 2 diabetes. Nutr Metab Cardiovasc Dis 2015;25:376–81.
  21. Green HN, Mellanby E. Vitamin a as an anti-infective agent. BMJ 1928;2:691–6.
  22. Baeke F, Takiishi T, Korf H, Gysemans C, Mathieu C. Vitamin D: modulator of the immune system. Curr Opin Pharmacol 2010;10:482–96.
  23. Mora JR, Iwata M, von Andrian UH. Vitamin effects on the immune system: vitamins A and D take centre stage. Nat Rev Immunol 2008;8:685–98.
  24. Sommer A. Vitamin a deficiency and clinical disease: an historical overview. J Nutr 2008;138:1835–9.
  25. Chen K, Zhang X, Li T-Y, Chen L, Qu P, Liu Y-X. Co-assessment of iron, vitamin A and growth status to investigate anemia in preschool children in suburb Chongqing, China. World J Pediatr 2009;5:275–81.
  26. Clagett-Dame M, Knutson D. Vitamin A in reproduction and development. Nutrients 2011;3:385–428
  27. Radhika MS, Bhaskaram P, Balakrishna N, Ramalakshmi BA, Devi S, Kumar BS. Effects of vitamin A deficiency during pregnancy on maternal and child health. BJOG 2002;109:689–93.
  28. Bastos Maia S, Rolland Souza AS, Costa Caminha M de F, Lins da Silva S, Callou Cruz R de SBL, Carvalho Dos Santos C, et al. Vitamin A and pregnancy: A narrative review. Nutrients 2019;11:681.
  29. Miller RK, Hendrickx AG, Mills JL, Hummler H, Wiegand UW. Periconceptional vitamin A use: how much is teratogenic? Reprod Toxicol 1998;12:75–88.
  30. Personal de Medlineplus.Hipervitaminosis A. MedlineplusGov n.d
  31. Personal de Nutrifacts. Vitamina A / Retinol Seguridad. Nutri-FactsOrg n.d.
  32. Personal de Mayoclinic. Vitamin A. MayoclinicOrg 2020.
Anterior Propiedades del magnesio: ¿Cuáles son sus beneficios? Siguiente Medicamentos para el estreñimiento: ¿cuándo tomarlos?
Artículo científico
Gilbert C. What is vitamin A and why do we need it? Community Eye Health 2013;26:65.
Ir a la fuente
Web oficial
Personal de Mayo Clinic. Vitamin A. MayoclinicOrg n.d.
Ir a la fuente
Web oficial
The mechanism for vitamin A improvements in night vision. EbmconsultCom n.d.
Ir a la fuente
Artículo científico
Dowling JE, Wald G. Vitamin a deficiency and night blindness. Proc Natl Acad Sci U S A 1958;44:648–61.
Ir a la fuente
Artículo científico
Khoo HE, Ng HS, Yap W-S, Goh HJH, Yim HS. Nutrients for prevention of macular degeneration and eye-related diseases. Antioxidants (Basel) 2019;8:85.
Ir a la fuente
Estudio en humanos
Wu J, Cho E, Willett WC, Sastry SM, Schaumberg DA. Intakes of lutein, zeaxanthin, and other carotenoids and age-related macular degeneration during 2 decades of prospective follow-up. JAMA Ophthalmol 2015;133:1415–24.
Ir a la fuente
Artículo científico
Fiedor J, Burda K. Potential role of carotenoids as antioxidants in human health and disease. Nutrients 2014;6:466–88
Ir a la fuente
Artículo científico
Pizzino G, Irrera N, Cucinotta M, Pallio G, Mannino F, Arcoraci V, et al. Oxidative stress: Harms and benefits for human health. Oxid Med Cell Longev 2017;2017:1–13.
Ir a la fuente
Artículo científico
Maria AG, Graziano R, Nicolantonio D. Carotenoids: potential allies of cardiovascular health? Food Nutr Res 2015b;59:26762.
Ir a la fuente
Artículo científico
Shareck M, Rousseau M-C, Koushik A, Siemiatycki J, Parent M-E. Inverse association between dietary intake of selected carotenoids and vitamin C and risk of lung cancer. Front Oncol 2017;7:23.
Ir a la fuente
Estudio en humanos
Norrish AE, Jackson RT, Sharpe SJ, Skeaff CM. Prostate cancer and dietary carotenoids. Am J Epidemiol 2000;151:119–23.
Ir a la fuente
Estudio en humanos
Zhang S, Hunter DJ, Forman MR, Rosner BA, Speizer FE, Colditz GA, et al. Dietary carotenoids and vitamins A, C, and E and risk of breast cancer. J Natl Cancer Inst 1999;91:547–56.
Ir a la fuente
Estudio en humanos
Wu K, Erdman JW Jr, Schwartz SJ, Platz EA, Leitzmann M, Clinton SK, et al. Plasma and dietary carotenoids, and the risk of prostate cancer: a nested case-control study. Cancer Epidemiol Biomarkers Prev 2004;13:260–9.
Ir a la fuente
Estudio in vitro
Doldo E, Costanza G, Agostinelli S, Tarquini C, Ferlosio A, Arcuri G, et al. Vitamin A, cancer treatment and prevention: the new role of cellular retinol binding proteins. Biomed Res Int 2015;2015:624627.
Ir a la fuente
Artículo científico
Kritchevsky SB. beta-Carotene, carotenoids and the prevention of coronary heart disease. J Nutr 1999;129:5–8.
Ir a la fuente
Artículo científico
Palace VP, Khaper N, Qin Q, Singal PK. Antioxidant potentials of vitamin A and carotenoids and their relevance to heart disease. Free Radic Biol Med 1999;26:746–61.
Ir a la fuente
Estudio en humanos
Morris DL. Serum carotenoids and coronary heart disease: The lipid research clinics coronary primary prevention trial and follow-up study. JAMA 1994;272:1439.
Ir a la fuente
Artículo científico
Ono K, Yamada M. Vitamin A and Alzheimer’s disease: Vitamin A and Alzheimer’s disease. Geriatr Gerontol Int 2012;12:180–8.
Ir a la fuente
Artículo científico
Cho KS, Shin M, Kim S, Lee SB. Recent advances in studies on the therapeutic potential of dietary carotenoids in neurodegenerative diseases. Oxid Med Cell Longev 2018;2018:1–13.
Ir a la fuente
Artículo científico
Sluijs I, Cadier E, Beulens JWJ, van der A DL, Spijkerman AMW, van der Schouw YT. Dietary intake of carotenoids and risk of type 2 diabetes. Nutr Metab Cardiovasc Dis 2015;25:376–81.
Ir a la fuente
Artículo científico
Green HN, Mellanby E. Vitamin a as an anti-infective agent. BMJ 1928;2:691–6.
Ir a la fuente
Artículo científico
Baeke F, Takiishi T, Korf H, Gysemans C, Mathieu C. Vitamin D: modulator of the immune system. Curr Opin Pharmacol 2010;10:482–96.
Ir a la fuente
Artículo científico
Mora JR, Iwata M, von Andrian UH. Vitamin effects on the immune system: vitamins A and D take centre stage. Nat Rev Immunol 2008;8:685–98.
Ir a la fuente
Artículo científico
Sommer A. Vitamin a deficiency and clinical disease: an historical overview. J Nutr 2008;138:1835–9.
Ir a la fuente
Estudio en humanos
Chen K, Zhang X, Li T-Y, Chen L, Qu P, Liu Y-X. Co-assessment of iron, vitamin A and growth status to investigate anemia in preschool children in suburb Chongqing, China. World J Pediatr 2009;5:275–81.
Ir a la fuente
Artículo científico
Clagett-Dame M, Knutson D. Vitamin A in reproduction and development. Nutrients 2011;3:385–428
Ir a la fuente
Estudio en humanos
Radhika MS, Bhaskaram P, Balakrishna N, Ramalakshmi BA, Devi S, Kumar BS. Effects of vitamin A deficiency during pregnancy on maternal and child health. BJOG 2002;109:689–93.
Ir a la fuente
Artículo científico
Bastos Maia S, Rolland Souza AS, Costa Caminha M de F, Lins da Silva S, Callou Cruz R de SBL, Carvalho Dos Santos C, et al. Vitamin A and pregnancy: A narrative review. Nutrients 2019;11:681.
Ir a la fuente
Artículo científico
Miller RK, Hendrickx AG, Mills JL, Hummler H, Wiegand UW. Periconceptional vitamin A use: how much is teratogenic? Reprod Toxicol 1998;12:75–88.
Ir a la fuente
Web oficial
Personal de Medlineplus.Hipervitaminosis A. MedlineplusGov n.d
Ir a la fuente
Web oficial
Personal de Nutrifacts. Vitamina A / Retinol Seguridad. Nutri-FactsOrg n.d.
Ir a la fuente
Web oficial
Personal de Mayoclinic. Vitamin A. MayoclinicOrg 2020.
Ir a la fuente