Falta de vitamina D: Síntomas, causas y tratamiento

¿Sabes a qué te expones si te falta la vitamina D? También denominada calciferol, la “vitamina del sol” es esencial para mantener tus huesos fuertes porque contribuye a la absorción del calcio. Y no solo es fundamental para tu esqueleto, también lo es para tus dientes o para contar con un buen sistema inmune. ¿Quieres más razones?

Pues existen más motivos: la falta de vitamina D puede impactar en tus músculos, pero lo peor de todo es que los síntomas apenas se notan. Por ello, vamos a profundizar en los signos de su carencia, por qué se produce y cómo podemos prevenir y tratar su déficit.

Puntos clave

  • La vitamina D se obtiene a través del sol, la dieta y los suplementos. Sin embargo, la mayoría de la población no recibe suficiente cantidad de estenutriente fundamental para nuestros huesos.
  • La carencia de vitamina D no siempre es fácil de diagnosticar, puesto que los síntomas son inespecíficos. Pese a ello, si no tomas mucho el sol ni incluyes en tu alimentación pescados grasos es fácil que presentes un déficit.
  • Los suplementos liposomales son una fórmula probada y eficaz para mantener la dosis adecuada de vitamina D en nuestro organismo. Están avalados científicamente y, ¡no querrás otros cuando los pruebes!

Todo sobre la falta de vitamina D

Seguro que ya sabes que cuando tu piel se expone al sol produce vitamina D. Entonces, ¿basta con ir a la playa en verano? ¡No! Hay que tomar el sol todos los días del año, aunque también hay alimentos con este nutriente y, lo mejor, suplementos que evitan problemas de salud. Veamos a continuación tus posibles interrogantes sobre esta importante vitamina.

La vitamina D se obtiene a través del sol, la dieta y los suplementos. (Fuente: Jackson: v53qmbo25fs/ Unsplash.com)

¿Cuáles son los síntomas de la deficiencia de vitamina D?

Muchas veces, la falta de vitamina D no produce síntomas. En otros casos, este déficit puede dar lugar a manifestaciones muy poco específicas, es decir, que pueden confundirse con otras condiciones como la fibromialgia, el síndrome de fatiga crónica o el envejecimiento normal. Por ejemplo:

  • Dolores “de huesos”
  • Cansancio
  • Debilidad generalizada
  • Calambres musculares
  • Dolores de cabeza

El verdadero problema de la falta de vitamina no está en estos síntomas, sino en su capacidad generar problemas de salud a largo plazo como la osteoporosis. ¡De ahí su importancia (1, 2)!

¿Qué provoca una deficiencia de vitamina D?

Algunos estudios vinculan a la falta de vitamina D con un riesgo aumentado de padecer tumores, enfermedades autoinmunes, diabetes tipo 2, enfermedades cardíacas o hipertensión, entre otras (3). Estas hipótesis necesitan ser comprobadas por estudios de mayor validez. Sin embargo, sí que sabemos que el déficit de vitamina D puede provocar con el tiempo:

  • Raquitismo. Cuando la falta de vitamina D afecta a los más pequeños, sus huesos sufren y se hacen más susceptibles a la rotura (4). Produce deformidades óseas o retraso en el crecimiento, entre otras señales.
  • Osteoporosis y osteomalacia. Estas enfermedades pueden aparecer como consecuencia de la carencia de vitamina D en los adultos. El déficit nutricional puede provocar que los huesos se vuelvan frágiles, quebradizos e incluso “blandos”. Puede producir dolor y aumentar la probabilidad de que suframos una fractura (4).

¿Cuáles son las consecuencias de la falta de vitamina D?

Está demostrado que este nutriente beneficia a nuestro esqueleto y previene de fracturas y caídas (5). Pero no solo eso, las consecuencias de una carencia de vitamina D son, entre otras (6):

  • Riesgo a largo plazo de osteoporosis. La insuficiencia de vitamina D aparece frecuentemente entre los pacientes ancianos y especialmente entre los pacientes con osteoporosis (2, 7).
  • Enfermedades respiratorias: La falta de vitamina D podría empeorar el control del asma y de ciertas infecciones respiratorias.
  • Resultados adversos en el embarazo. La insuficiencia de vitamina D podría provocar, por ejemplo, parto prematuro y bajo peso del recién nacido.
  • Enfermedades cardiovasculares. Los valores bajos de vitamina D se han asociado a mayor riesgo cardíaco en algunos estudios (5).
  • Diabetes Mellitus. La suplementación con vitamina D podría reducir el riesgo de sufrir diabetes tipo 1, aunque este hallazgo todavía está pendiente de estudio (5).
  • Cáncer. Algunos tipos de cáncer se asocian con el déficit de vitamina D, como el de colon o el de mama, aunque los resultados todavía no son definitivos (2, 5).
  • Enfermedad mental. Ciertos estudios científicos muestran que mantener unos niveles insuficientes de vitamina D podría favorecer la aparición de depresión (5).
Las madres con deficiencia de vitamina D podrían pasar esta carencia a sus bebés, aumentando el riesgo de que sufran raquitismo. (Fuente: Mullins: y16sn3fcwiw/ Unsplash.com)

¿Quién puede tener una falta de vitamina D?

La vitamina D, como ya sabes, se produce a través de la piel expuesta al sol o se obtiene de fuentes dietéticas, además de los suplementos. ¿Quién está en riesgo de tener un déficit de este nutriente? Fíjate en la lista siguiente (1):

  • Personas con una exposición inadecuada al sol. Sin embargo, existen muchas variables que influyen en su eficacia, como la hora del día, la estación, la latitud, la altitud, la ropa, el uso de protector solar, la pigmentación y la edad. Además, la piel de las personas mayores podría producir hasta un 75 % menos de vitamina D3 que la de los jóvenes.
  • Ingesta dietética insuficiente. Con la excepción de los pescados grasos, el contenido de vitamina D de la mayoría de los alimentos, incluidos los productos lácteos enriquecidos, es relativamente bajo. Los suplementos de vitamina D son seguros (8), pero la deficiencia de vitamina D a menudo no se diagnostica.

¿Cuál es la dosis diaria recomendada de vitamina D?

La dosis diaria que necesitas depende mucho de tu edad. Observa la siguiente tabla, que incluye los valores recomendados por la AESAN (Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición) (9):

EdadCantidad Diaria Recomendada (CDR)
Bebés (0-12 meses)10 mcg (400 UI)*
Niños (1-13 años)10 mcg (400 UI)
Adolescentes (14-18 años)12,5 mcg (500 UI)
Adultos (19-70 años)12,5 mcg (500 UI)
Mayores (71 en adelante)15 mcg (600 UI)
Mujeres (embarazo y lactancia)15 mcg (600 UI)
*La CDR se expresa en microgramos (mcg) y Unidades Internacionales ( UI )

Cómo saber si tengo una deficiencia de vitamina D?

Lo puedes saber si acudes a tu médico y te realizas un análisis de sangre que determine la cantidad de vitamina D en tu organismo. Las personas que tienen mayor riesgo de sufrir un déficit son las siguientes (1):

  • Las personas que sufren enfermedades que producen una mala absorción de este nutriente. Como por ejemplo, los celiacos.
  • Exposición limitada al sol.Ancianos y niños pequeños tienen mayor riesgo porque salen menos de casa y se exponen menos al sol.
  • Las personas que padecen insuficiencia renal. Si nuestros riñones funcionan mal, podemos tener problemas para mantener la vitamina D dentro de los límites saludables. Además, la deficiencia de esta vitamina puede agravar la enfermedad renal.
  • Embarazo y lactancia. Las madres con deficiencia de vitamina D podrían pasar esta carencia a sus bebés, aumentando el riesgo de que sufran raquitismo (6).
  • Personas con problemas intestinales o de estómago. Cualquier condición que afecte al bienestar del tracto intestinal podría empeorar absorción de la vitamina D.
Si no tomas mucho el sol ni incluyes en tu alimentación pescados grasos es fácil que presentes un déficit. (Fuente: Om: 17415579/ 123rf.com)

Tratamiento yprevención de la deficiencia de vitamina D

La falta grave de vitamina D debería ser siempre tratada por un médico. No obstante, podemos asegurarnos de no sufrir una carencia tomando el sol, cambiando nuestra alimentación o utilizando complementos nutricionales. Hablando de estos últimos, ¿conoces a los suplementos liposomales? ¡Son toda una “revolución”!  

Suplementos liposomales

Comenzamos explicándote qué son los liposomas, unas pequeñas vesículas formadas por fosfolípidos (moléculas con una estructura parecida a la de nuestras membranas celulares) que permiten transportar la vitamina D de forma estable a tu intestino para mejorar su asimilación (10, 11).

Existen ya evidencias en el ámbito farmacéutico de la eficacia de los liposomas cuando tomas un fármaco, pero también se ha demostrado en el campo de la suplementación (12). De hecho, las investigaciones muestran lo siguiente:

  • Más biodisponibilidad. El formato liposomal podría hacer llegar a nuestro organismo más nutrientes “activos” que con la suplementación clásica(12).
  • Menos dolores de estómago. Las investigaciones confirman que las fórmulas liposomales podrían disminuir el riesgo de padecer molestias gastrointestinales (13), ya que el nutiente “en sí” está aislado (encapsulado) y no puede afectar a las paredes de nuestro tracto gastrointestinal.
  • Precio-rendimiento de los suplementos liposomales. Al ser mayor la biodisponibilidad, la relación precio-rendimiento de las fórmulas liposomales es mucho más eficaz en comparación con otros tipos de suplementación. 

Cambios en los hábitos alimenticios

La vitamina D está presente de forma natural en los pescados grasos y las yemas de huevo, aunque en cantidades moderadas. Si quieres incrementar este nutriente en tu organismo te recomendamos cambiar de hábitos alimenticios. En la siguiente tabla puedes ver algunos ejemplos y cantidades de vitamina D en alimentos (6):

AlimentoUI raciónμg / raciónPorcentaje Valor Diario(VD)
Salmón cocido (85 gramos)57014,2114
Pez espada cocido (85 g.)56614,1113
Aceite de hígado de bacalao (una cucharadita)45011,290
Sardinas en lata con aceite escurridas (una taza)2887,258
Atún enlatado natural (85 g.)681,714
Un huevo cocido (50 g.)441,19
Hígado de res, un filete (81 g.)401,08

La vitamina D3 es la forma principal de vitamina D que se encuentra naturalmente en alimentos y aceites de origen animal, así como en muchos suplementos comerciales. La vitamina D2 (ergocalciferol), por su parte, se encuentra naturalmente en algunas plantas y hongos, y se usa con menos frecuencia en suplementos (6).

¡No te olvides de salir al sol!

Ya sabes que tomar el sol estimula la producción de vitamina D, ¿pero cuánto sol puedes tomar? ¿Y por qué es tan importante tomar el sol? Aquí te lo explicamos, ¡toma nota (14, 15)!

  • Importancia del sol. La vitamina D producida por el sol tiene una función importante en el aumento de la absorción de calcio y fósforo de los alimentos. Además, juega un papel crucial en el desarrollo esquelético, la función inmunológica y la formación de células sanguíneas.
  • ¿Cuánto tiempo debo exponerme al sol? De cinco a quince minutos de exposición al sol en manos, cara y los brazos dos o tres veces por semana durante los meses de verano. Eso sí, recuerda usar siempre el protector solar.
  • Problemas de la radiación solar. señalan que la producción cutánea de vitamina D cuando te expones al sol disminuye con la edad. Los cambios de hábitos, como la ropa o la mejor actividad al aire libre son determinantes en este aspecto. La contaminación, ¡quién lo iba a decir!, también es un factor importante para sufrir déficit de vitamina D.Otra cuestión, que seguro que tienes claro, es que el sol acelera el envejecimiento y genera arrugas, además de melanomas. ¡Tenlo en cuenta!

Nuestra conclusión

¿Te sientes cansado? ¿Te duelen los huesos? Si es así, corre a que te realicen un análisis para comprobar que cuentas con la vitamina D que necesita tu organismo. Y si lo que quieres es prevenir una deficiencia, te proponemos que utilices bajo supervisión médica los suplementos liposomales Sundt Nutrition, una fórmula de vanguardia para obtener la vitamina D que necesitas.

Las fórmulas liposomales te asegurarán la absorción de este nutriente de una manera totalmente natural. Sundt Nutrition es apto para celíacos y también para personas que no pueden o no quieren tomar azúcar. Y lo mejor de todo, los nutrientes llegan antes a nuestro organismo porque usan liposomas. ¡No tendrás que preocuparte más por no tomar el sol!

Si te ha gustado nuestro artículo, comparte en las redes sociales o déjanos un comentario con tus dudas. ¡estamos deseando leerte!

References (15)

1. Vitamin D deficiency in adults: when to test and how to treat. Kurt A Kennel 1, Matthew T Drake, Daniel L Hurley Affiliations expand. PMID: 20675513 PMCID: PMC2912737 DOI: 10.4065/mcp.2010.0138. Review Mayo Clin Proc. 2010 Aug;85(8):752-7; quiz 757-8. doi: 10.4065/mcp.2010.0138.
Source

2. Holick MF. High prevalence of vitamin D inadequacy and implications for health. Mayo Clin Proc. 2006;81:353-373 [PubMed] [Google Scholar].
Source

3. Hossein-Nezhad A, Holick MF. Vitamin D for health: a global perspective. Mayo Clin Proc. 2013 Jul;88(7):720-55.
Source

4. Thacher TD, Fischer PR, Strand MA, Pettifor JM. Nutritional rickets worldwide: causes and future directions. Ann Trop Paediatr. 2006; 26 (1): 1-16 [PubMed] [Google Scholar].
Source

5. Vitamin D Insufficiency. Tom D. Thacher, MD and Bart L. Clarke, MD. Mayo Clin Proc. 2011 Jan; 86(1): 50–60. doi: 10.4065/mcp.2010.0567.
Source

6. Global prevalence and disease burden of vitamin D deficiency: a roadmap for action in low- and middle-income countries. Daniel E. Roth, Steven A. Abrams, John Aloia, Gilles Bergeron,Megan W. Bourassa,Kenneth H. Brown, Mona S. Calvo, Kevin D. Cashman,Gerald Combs, Luz María De-Regil,9 Maria Elena Jefferds,Kerry S. Jones,a Hallie Kapner, Adrian R. Martineau,Lynnette M. Neufeld,Rosemary L. Schleicher,Tom D. Thacher, and Susan J. Whiting. Ann N Y Acad Sci. Author manuscript; available in PMC 2020 Jun 23. Published in final edited form as:Ann N Y Acad Sci. 2018 Oct; 1430(1): 44–79. Published online 2018 Sep 18. doi: 10.1111/nyas.13968
Source

7. Vitamin D supplementation in the prevention and management of major chronic diseases not related to mineral homeostasis in adults: research for evidence and a scientific statement from the European society for clinical and economic aspects of osteoporosis and osteoarthritis (ESCEO. Luisella Cianferotti, Francesco Bertoldo, Heike A. Bischoff-Ferrari, Olivier Bruyere, Cyrus Cooper, Maurizio Cutolo, John A. Kanis, Jean-Marc Kaufman, Jean-Yves Reginster, Rene Rizzoli, Maria Luisa Brandi Endocrine. 2017; 56(2): 245–261. Published online 2017 Apr 7. doi: 10.1007/s12020-017-1290-9. PMCID: PMC6776482.
Source

8. Hathcock JN, Shao A, Vieth R, Heaney R. Risk assessment for vitamin D. I am J Clin Nutr. 2007; 85: 6-18.
Source

9. Informe del Comité Científico de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) sobre Ingestas Nutricionales de Referencia para la población española.
Source

10. Keller B. Liposomes in nutrition. 2001.
Source

11. Bi Y et al. Liposomal Vitamin D3 as an Anti-aging Agent for the Skin. 2019
Source

12. Liposomal-encapsulated Ascorbic Acid: Influence on Vitamin C Bioavailability and Capacity to Protect Against Ischemia–Reperfusion Injury. Janelle L. Davis, Hunter L. Paris, Joseph W. Beals, Scott E. Binns, Gregory R. Giordano, Rebecca L. Scalzo, Melani M. Schweder, Emek Blair and Christopher Bell. Journal ListNutr Metab Insightsv.9; 2016PMC4915787.
Source

13. Liposomes for Enhanced Bioavailability of Water-Insoluble Drugs: In Vivo Evidence and Recent Approaches. Mi-Kyung Lee. Pharmaceutics. 2020 Mar; 12(3): 264. Published online 2020 Mar 13. doi: 10.3390/pharmaceutics12030264 PMCID: PMC7151102 ArticlePubReaderPDF–2.9MCitation.
Source

14. The known health effects of UV. Newsroom. WHO TEAM Environment, Climate Change and Health. World Health Organization (Organización Mundial de la Salud u OMS, en español) Publicado el 16 de octubre de 2017.
Source

15. Vitamin D for Health: A Global Perspective Arash Hossein-nezhad, Michael F. HolickMayo Clin Proc. Author manuscript; available in PMC 2014 Jul 1.Published in final edited form as: Mayo Clin Proc. 2013 Jul; 88(7): 720–755. Published online 2013 Jun 18. doi: 10.1016/j.mayocp.2013.05.011PMCID: PMC3761874.
Source

Artículo científico
Vitamin D deficiency in adults: when to test and how to treat. Kurt A Kennel 1, Matthew T Drake, Daniel L Hurley Affiliations expand. PMID: 20675513 PMCID: PMC2912737 DOI: 10.4065/mcp.2010.0138. Review Mayo Clin Proc. 2010 Aug;85(8):752-7; quiz 757-8. doi: 10.4065/mcp.2010.0138.
Go to source
Artículo científico
Holick MF. High prevalence of vitamin D inadequacy and implications for health. Mayo Clin Proc. 2006;81:353-373 [PubMed] [Google Scholar].
Go to source
Artículo científico
Hossein-Nezhad A, Holick MF. Vitamin D for health: a global perspective. Mayo Clin Proc. 2013 Jul;88(7):720-55.
Go to source
Artículo científico
Thacher TD, Fischer PR, Strand MA, Pettifor JM. Nutritional rickets worldwide: causes and future directions. Ann Trop Paediatr. 2006; 26 (1): 1-16 [PubMed] [Google Scholar].
Go to source
Artículo científico
Vitamin D Insufficiency. Tom D. Thacher, MD and Bart L. Clarke, MD. Mayo Clin Proc. 2011 Jan; 86(1): 50–60. doi: 10.4065/mcp.2010.0567.
Go to source
Artículo científico
Global prevalence and disease burden of vitamin D deficiency: a roadmap for action in low- and middle-income countries. Daniel E. Roth, Steven A. Abrams, John Aloia, Gilles Bergeron,Megan W. Bourassa,Kenneth H. Brown, Mona S. Calvo, Kevin D. Cashman,Gerald Combs, Luz María De-Regil,9 Maria Elena Jefferds,Kerry S. Jones,a Hallie Kapner, Adrian R. Martineau,Lynnette M. Neufeld,Rosemary L. Schleicher,Tom D. Thacher, and Susan J. Whiting. Ann N Y Acad Sci. Author manuscript; available in PMC 2020 Jun 23. Published in final edited form as:Ann N Y Acad Sci. 2018 Oct; 1430(1): 44–79. Published online 2018 Sep 18. doi: 10.1111/nyas.13968
Go to source
Artículo científico
Vitamin D supplementation in the prevention and management of major chronic diseases not related to mineral homeostasis in adults: research for evidence and a scientific statement from the European society for clinical and economic aspects of osteoporosis and osteoarthritis (ESCEO. Luisella Cianferotti, Francesco Bertoldo, Heike A. Bischoff-Ferrari, Olivier Bruyere, Cyrus Cooper, Maurizio Cutolo, John A. Kanis, Jean-Marc Kaufman, Jean-Yves Reginster, Rene Rizzoli, Maria Luisa Brandi Endocrine. 2017; 56(2): 245–261. Published online 2017 Apr 7. doi: 10.1007/s12020-017-1290-9. PMCID: PMC6776482.
Go to source
Artículo científico
Hathcock JN, Shao A, Vieth R, Heaney R. Risk assessment for vitamin D. I am J Clin Nutr. 2007; 85: 6-18.
Go to source
Documento oficial
Informe del Comité Científico de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) sobre Ingestas Nutricionales de Referencia para la población española.
Go to source
Artículo científico
Keller B. Liposomes in nutrition. 2001.
Go to source
Artículo científico
Bi Y et al. Liposomal Vitamin D3 as an Anti-aging Agent for the Skin. 2019
Go to source
Artículo científico
Liposomal-encapsulated Ascorbic Acid: Influence on Vitamin C Bioavailability and Capacity to Protect Against Ischemia–Reperfusion Injury. Janelle L. Davis, Hunter L. Paris, Joseph W. Beals, Scott E. Binns, Gregory R. Giordano, Rebecca L. Scalzo, Melani M. Schweder, Emek Blair and Christopher Bell. Journal ListNutr Metab Insightsv.9; 2016PMC4915787.
Go to source
Artículo científico
Liposomes for Enhanced Bioavailability of Water-Insoluble Drugs: In Vivo Evidence and Recent Approaches. Mi-Kyung Lee. Pharmaceutics. 2020 Mar; 12(3): 264. Published online 2020 Mar 13. doi: 10.3390/pharmaceutics12030264 PMCID: PMC7151102 ArticlePubReaderPDF–2.9MCitation.
Go to source
Web oficial OMS
The known health effects of UV. Newsroom. WHO TEAM Environment, Climate Change and Health. World Health Organization (Organización Mundial de la Salud u OMS, en español) Publicado el 16 de octubre de 2017.
Go to source
Artículo científico
Vitamin D for Health: A Global Perspective Arash Hossein-nezhad, Michael F. HolickMayo Clin Proc. Author manuscript; available in PMC 2014 Jul 1.Published in final edited form as: Mayo Clin Proc. 2013 Jul; 88(7): 720–755. Published online 2013 Jun 18. doi: 10.1016/j.mayocp.2013.05.011PMCID: PMC3761874.
Go to source
This entry was posted in Blog and tagged .