Deficiencia de vitamina D: Causas, consecuencias y tratamiento

La vitamina D baja es una de las carencias nutricionales más frecuentes y algunos expertos afirman que se trata de una verdadera epidemia. Si bien afecta principalmente a adultos mayores y mujeres posmenopáusicas, existen ciertas enfermedades (obesidad, esclerosis múltiple) que se asocian con la vitamina D baja.

Aunque la exposición solar insuficiente es una de las principales causas de hipovitaminosis D, su tratamiento no solo implica tomar el sol, sino que es necesario recurrir a suplementos, siendo la vitamina D liposomal una de las mejores alternativas. ¿Cómo se detecta la deficiencia de vitamina D? ¿Su tratamiento es sencillo? Encuentra las respuestas en nuestro artículo.

Puntos clave

  • La vitamina D baja es una deficiencia de alta prevalencia que puede ocasionar problemas óseos, comprometer la inmunidad y afectar la salud metabólica.
  • Entre las causas de hipovitaminosis D se encuentran la exposición solar insuficiente, la dieta pobre en vitamina D y las alteraciones en la absorción, la activación y el metabolismo de dicha vitamina.
  • La vitamina D liposomal es un suplemento de elevada asimilación y, junto con la exposición solar adecuada y la dieta saludable, permite tratar la deficiencia de vitamina D.

Todo lo que debes saber sobre la deficiencia de vitamina D

Resulta muy difícil estimar la prevalencia de la hipovitaminosis D porque varía según la edad, la zona de residencia y la época del año. Sin embargo, esta carencia afecta a muchas personas alrededor del mundo y puede constituir una causa o una consecuencia de diversas patologías metabólicas y autoinmunes.

La falta de vitamina D podría predisponer a sufrir alteraciones del humor, como tristeza o irritabilidad. (Fuente: Asife: 48076090/ 123rf.com

¿Cómo se detecta la deficiencia de vitamina D?

La hipovitaminosis D se puede detectar mediante un análisis de sangre que mida en nivel de 25-hidroxi vitamina D. Si el valor es inferior a 30 ng/ml (nanogramos por mililitro) de sangre, la vitamina D está baja. A continuación, mostramos como interpretar los resultados de la prueba sanguínea de vitamina D (1, 2)

Valores de 25(OH)D (25-hidroxi vitamina D) sanguínea Interpretación del resultado
Entre 30 y 90 ng/ml de vitamina D en sangreValor normal de vitamina D (suficiente).
Entre 20 y 29 ng/ml de vitamina D en sangreInsuficiencia de vitamina D.
Menor a 20 ng/ml de vitamina D en sangreDeficiencia de vitamina D. 

¿Cuáles son las causas de la deficiencia de vitamina D?

La principal causa de vitamina D baja es la exposición solar inadecuada y no solo se produce durante el invierno. La síntesis cutánea de vitamina D por acción del sol puede reducirse drásticamente al vivir en zonas de latitudes extremas, usar protector solar de forma estricta o vestir ropas que cubren casi la totalidad del cuerpo y el rostro (5, 8).

Los adultos mayores y las personas ingresadas en hospitales durante un tiempo considerable también son candidatos a sufrir una deficiencia de vitamina D. Vale aclarar que esta carencia vitamínica también tiene lugar en ancianos que tienen el hábito de tomar el sol, ya que el envejecimiento reduce la producción de vitamina D en la piel (3, 4).

La carencia de vitamina D también puede producirse por otras razones que se relacionan con la dieta, el consumo de ciertos fármacos y la presencia de enfermedades de base, tal como explicamos a continuación:

  • Exceso de peso y grasa corporal: dado que la vitamina D es liposoluble, la grasa corporal puede «secuestrarla» y, como resultado, ocasionar que las cifras de 25-hidroxi vitamina D sean bajas en sangre (3, 9).
  • Dieta pobre en vitamina D: la exposición solar es suficiente para obtener suficiente vitamina D en el caso de la mayoría de niños y adultos. Sin embargo, es importante prestar atención a la dieta, especialmente cuando el tiempo al aire libre es limitado. Un consumo escaso de pescados, lácteos y huevos no contribuye a un nivel óptimo de vitamina D (2).
  • Enfermedades que afectan la asimilación de la vitamina D: la celiaquía, la fibrosis quística y la enfermedad de Crohn son ejemplos de patologías que comprometen la absorción de grasas y, como consecuencia, de vitamina D a nivel intestinal. Dado que dicha vitamina es liposoluble, su asimilación se produce conjuntamente con la absorción de las grasas (9).
  • Patologías que impiden la activación de la vitamina D: la conversión de la vitamina D en su forma activa ocurre primero en el hígado y, finalmente, en el riñón. Por tal razón, las enfermedades hepáticas y renales cuya gravedad es moderada a severa se asocian con la vitamina D baja (2).
  • Fármacos que aumentan el catabolismo de la vitamina D: algunos anticonvulsivantes, inmunosupresores, glucocorticoides y antirretrovirales pueden aumentar la degradación de la vitamina D y causar una deficiencia (3, 9).
La cantidad de vitamina D disponible en el organismo podría sufrir una «dilución volumétrica» si el peso corporal está por encima de lo normal. (Fuente: Vesalainen: 95475337/ 123rf.com)

¿Cuáles son las consecuencias para la salud de la deficiencia de vitamina D?

Debido a que la vitamina D es esencial para la absorción del calcio, su deficiencia provoca enfermedades que afectan a los huesos, tanto en niños como adultos. La vitamina D baja en la infancia produce raquitismo y afecta la mineralización del esqueleto. Como resultado, los huesos encargados de soportar la mayor carga corporal (húmero, tibia) se deforman (2).

En los adultos, la falta de vitamina D ocasiona osteomalacia y osteoporosis, y ambas condiciones aumentan el riesgo de fracturas óseas. Por otra parte, la deficiencia de vitamina D puede producir alteraciones metabólicas y se asocia con resistencia a la insulina (prediabetes) y colesterol elevado en sangre (1, 2, 10).

Por último, la vitamina D es clave para la inmunidad, no solo frente a agentes externos, sino también en relación a las enfermedades autoinmunes. Se ha encontrado una fuerte asociación entre vitamina D baja y esclerosis múltiple, artritis reumatoide, enfermedad inflamatoria intestinal y otras condiciones autoinmunes (3, 10).

Tratamiento de la deficiencia de vitamina D

A pesar de que todavía no se ha esclarecido el modo en que la vitamina D baja se relaciona con la obesidad, la diabetes, la esclerosis múltiple o el colesterol alto, es fundamental tratar dicha deficiencia. Una dieta adecuada, la exposición solar prudente y los suplementos de vitamina D constituyen los pilares del tratamiento.

Si piensas utilizar un multivitamínico, recuerda combinarlo con una dieta rica en D3 o D2 y con una exposición solar prudente. (Fuente: Anetlanda: 95894518/ 123rf.com)

La exposición solar para combatir la falta de vitamina D

Numerosos especialistas e investigadores coinciden en que una exposición solar de 10 a 20 minutos, dos o tres veces semanales, entre las 10 y las 16 horas, es suficiente para que se forme en nuestra piel toda la vitamina D que necesitamos. Tomar el sol de forma prudente es parte de un estilo de vida saludable (2, 9, 10).

Debido a que los protectores solares con factor superior a 15 reducen la síntesis cutánea de vitamina D, es conveniente exponer durante un breve tiempo las piernas y los brazos sin protector solar, pero sí o sí se debe aplicar en el rostro, ya que la piel en esta zona es más fina y sensible.

Alimentos con vitamina D, naturales y fortificados

Una dieta variada y equilibrada, que incluya pescados, lácteos y yema de huevo aporta alrededor del 20 % de la cantidad diaria recomendada de vitamina D. Por su parte, el arenque, las sardinas, el hígado y el huevo aportan vitamina D3 (colecalciferol), las setas shiitake y los champiñones son fuentes de vitamina D2 (ergocalciferol) (2, 10).

Muchos productos alimenticios están fortificados con vitamina D y su consumo ayuda a satisfacer las necesidades diarias de dicho nutriente, por ejemplo, leches, jugos, bebidas vegetales, tofu o levadura nutricional. El aceite de hígado de bacalao rara vez cumple el papel de alimento y se emplea con frecuencia para suplementar la vitamina D (2).

Una dieta variada y equilibrada, que incluya pescados, lácteos y yema de huevo aporta alrededor del 20 % de la cantidad diaria recomendada de vitamina D. (Fuente: Citalliance: 43733138/ 123rf.com)

Suplementos para tratar la deficiencia de vitamina D

Cuando se detecta la vitamina D baja (menor a 30 ng/ml) en sangre, es necesario recurrir a los suplementos. Si bien las necesidades diarias de dicha vitamina oscilan entre 5 y 15 microgramos por día (según edad, sexo y etapa biológica), los suplementos suelen aportar una cantidad superior que, sin producir toxicidad, ayuda a corregir la deficiencia (2, 3).

Los suplementos de vitamina D se presentan en forma de cápsulas, comprimidos y gotas. Suelen aportar entre 400 y 2000 UI (Unidades Internacionales) por día, que equivalen a 10 y 50 mcg diarios, respectivamente. Algunos productos proporcionan dosis mayores, pero se administran de forma semanal, quincenal o mensual (3, 9).

Hoy en día, la vitamina D liposomal es una de las mejores opciones para suplementar este nutriente, ya que, al vehiculizar al calciferol en los liposomas, se mejora su asimilación. A la hora de comprar vitamina D liposomal, te recomendamos optar por un producto altamente concentrado, como el que ofrece Sundt, que aporta 2000 UI por ración.

Nuestra conclusión

La vitamina D baja es una deficiencia nutricional frecuente que preocupa a los profesionales de la salud. Ocurre principalmente en adultos mayores, personas que habitan en zonas de latitudes extremas y mujeres posmenopáusicas, pero también se relaciona con la presencia de enfermedades, la hospitalización prolongada y la toma de ciertos fármacos.

Un simple análisis de sangre es suficiente para detectar la falta de vitamina D. Dado que es muy difícil satisfacer el 100 % de las necesidades de vitamina D consumiendo alimentos fuentes o fortificados, la exposición solar y los suplementos constituyen los pilares del tratamiento de esta deficiencia.

¿Te interesa saber si tienes la vitamina D baja? ¿Perteneces a alguno de los grupos de riesgo? Si te ha gustado nuestro artículo, déjanos un comentario o compártelo en tus redes sociales.

(Fuente de la imagen destacada: Ratmaner: 74345708/ 123rf.com)

References (10)

1. Trincado P. Hipovitaminosis D. 2013.
Source

2. Gallagher M. Los nutrientes y su metabolismo. En: Mahan L, Escott-Stump S. Krause. Dietoterapia (Edición 12). 2008. Elsevier Masson.

3. Sánchez A et al. Diagnóstico, prevención y tratamiento de la hipovitaminosis D. 2013.
Source

4. vaqueiro M et al. Hipovitaminosis D asociada a exposición solar insuficiente en la población mayor de 64 años. 2007.
Source

5. Leary P, Zarnfirova I, Au J, McCracken W. Effect of Latitude on Vitamin D Levels. 2017.
Source

6. Lyman D. Undiagnosed vitamin D deficiency in the hospitalized patient. 2005.
Source

7. Young A et al. Melanin has a Small Inhibitory Effect on Cutaneous Vitamin D Synthesis: A Comparison of Extreme Phenotypes. 2020.
Source

8. Passeron T et al. Sunscreen photoprotection and vitamin D status. 2019.
Source

9. de Oliveira V et al. Influencia de la vitamina D en la salud humana. 2014.
Source

10. Costanzo P, Salerni H. Hypovitaminosis D: afectaciones no clásicas. 2009.
Source

Artículo científico
Trincado P. Hipovitaminosis D. 2013.
Go to source
Libro
Gallagher M. Los nutrientes y su metabolismo. En: Mahan L, Escott-Stump S. Krause. Dietoterapia (Edición 12). 2008. Elsevier Masson.
Artículo científico
Sánchez A et al. Diagnóstico, prevención y tratamiento de la hipovitaminosis D. 2013.
Go to source
Artículo científico
vaqueiro M et al. Hipovitaminosis D asociada a exposición solar insuficiente en la población mayor de 64 años. 2007.
Go to source
Artículo científico
Leary P, Zarnfirova I, Au J, McCracken W. Effect of Latitude on Vitamin D Levels. 2017.
Go to source
Artículo científico
Lyman D. Undiagnosed vitamin D deficiency in the hospitalized patient. 2005.
Go to source
Ensayo clínico
Young A et al. Melanin has a Small Inhibitory Effect on Cutaneous Vitamin D Synthesis: A Comparison of Extreme Phenotypes. 2020.
Go to source
Artículo científico
Passeron T et al. Sunscreen photoprotection and vitamin D status. 2019.
Go to source
Artículo científico
de Oliveira V et al. Influencia de la vitamina D en la salud humana. 2014.
Go to source
Artículo científico
Costanzo P, Salerni H. Hypovitaminosis D: afectaciones no clásicas. 2009.
Go to source
This entry was posted in Blog and tagged .